Sexo en el embarazo: ¿sí o no?

Soñaste con tu embarazo durante mucho tiempo. Imaginabas el momento de ver las dos rayitas en el test de embarazo, la cara de tu pareja cuando le anunciases el embarazo, los preparativos… Pero nunca imaginaste que el embarazo iba a cambiar tu vida desde el primer momento, ¿verdad?

Algunas afortunadas mujeres no sufren las molestas náuseas ni los temidos vómitos y por el contrario, las hormonas juegan a su favor convirtiendo el sexo en el embarazo en un placer aumentado que se vive en pareja. Sin embargo, no siempre es así. Las molestias típicas del embarazo, los cambios hormonales y del cuerpo pueden resentir la intimidad de la pareja.

Hoy hablamos del sexo en el embarazo. ¿Te apuntas?

¿Se puede tener sexo en el embarazo?

Seguramente esta es una duda que muchos padres primerizos podéis experimentar. Y la respuesta es: ¡claro que sí! Si tienes un embarazo saludable y sin complicaciones, puedes tener sexo sin problemas. Eso sí, como te decía en la introducción: todo depende de tus hormonas.

Mientras algunas mujeres sienten un aumento del deseo, otras se ven aplacadas. ¿Cuál es tu caso? Si te sientes con ganas de tener relaciones sexuales, ¡aprovecha! Eso sí, ten en cuenta que el sexo en el embarazo, el orgasmo y la estimulación de pezones puede generar contracciones pero ¡tranquila! Estas contracciones suelen ser temporales y desaparecer un poco después, además de ser mucho más suaves que las contracciones de parto.

«No tengo ganas de tener sexo en el embarazo»

¿Y qué pasa cuando el deseo desaparece? ¿Es normal? Claro que sí. Muchísimas mujeres ven disminuido el deseo. ¡Es culpa de las hormonas! Pero no sólo de ellas: también de los malestares del primer trimestre, la hipersensibilidad del cuerpo, los cambios corporales, el estreñimiento, el cansancio… y la lista sigue y sigue.

Incluso las mujeres cuyo deseo se ve incrementado pueden sufrir fluctuaciones. Como lees: es posible que no tengas ganas de tener sexo durante el primer trimestre, desear con ansias esos encuentros durante el segundo trimestre y volver perder el interés en el tercer trimestre. Cada mujer y cada embarazo es un mundo. De cualquier manera, no te sientas mal por esas fluctuaciones, recuerda que el sexo no es sólo penetración, también son caricias, besos…

Sexo en el embarazo, la cara masculina

Así como tu deseo sexual puede fluctuar, también a tu pareja le sucede lo mismo… Y no por eso debes pensar que no le resultas atractiva. Por el contrario, la mayoría de los hombres sienten atracción por su mujer embarazada pero algunas veces el miedo a lastimar al bebé durante la penetración o incluso, el nerviosismo por el gran cambio de tener un bebé pueden afectar su vida sexual.

El famoso «siempre listos» que circula como broma acerca de la disposición sexual de los hombres puede cambiar durante el embarazo pero no te preocupes, al igual que tu humor para tener sexo en el embarazo, el de tu pareja también variará. Si sientes que él está asustado por lastimar al bebé, pídele que te acompañe a la matrona para que ella le explique que no existen riesgos y mientras, ¡disfruta acariciándolo, dándole besos y compartiendo intimidad con él!

Hablar en pareja es fundamental para que cada uno de vosotros entienda qué le pasa a la otra parte. Paciencia, empatía y entendimiento son la base para vivir un embarazo feliz.

Imagen: Uqaldew

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.