5 errores habituales al quitar el pañal

Quitar el pañal no es tarea sencilla… Si bien algunos padres aseguran que hacerlo no es para nada complicado, otros viven una verdadera Odisea durante esta etapa de la vida de los peques. Por eso, hoy, en Menudos Bebés hablamos de los 5 errores más habituales a la hora de quitar el pañal.

¿Quieres descubrir si estás cometiendo alguno de estos errores comunes? No te preocupes, ¡yo cometí varios!

Quitar el pañal, una aventura con éxitos y fracasos

La realidad es que salvo en contados casos, quitar el pañal no es tan fácil como coser y cantar. Algunos niños dejan el pañal sin mayores problemas pero otros experimentan accidentes, ansiedad e incluso negación a utilizar el orinal o el reductor de WC.

¿Por qué sucede esto? ¿Cómo puede ser que algunos peques no tengan inconvenientes y para otros sea más duro que la cuesta de enero? Pues sencillamente porque cada niño es un mundo… y además, la actitud de nosotros, como papis, también influye en este proceso.

¿Estás listo para descubrir los errores más habituales al quitar el pañal?

Los errores más comunes al quitar el pañal

Quitar el pañal antes de que el niño esté preparado

Sin duda, es nuestro «pecado capital número 1». Las abuelas nos dicen: «pero… ¿cómo? ¿No ha dejado el pañal aún? A ti te lo quité cuando tenías 18 meses y sin problemas, dos accidentes y listo….» Y nosotros… pues nosotros caemos en la tentación de iniciar el proceso aunque quizá nuestro hijo no esté listo aún.

Dejar el pañal es parte de un proceso evolutivo: controlar esfínteres no es matemáticas, no siempre 1+1=2 ni tampoco todos los niños están listos al mismo tiempo. De hecho, es probable que un niño esté listo para dejar el pañal para hacer pis pero no para hacer caca. ¡Paciencia!

Espera a que tu hijo se muestre interesado en dejar el pañal, interésalo en lo que sucede cuando tú vas al baño y cuando sientas que está preparado, ¡a por todas!

Ir al orinal se convierte en una obligación

Los adultos estamos acostumbrados a «trabajar bajo presión» pero esto no suele funcionar con los niños y mucho menos con los niños pequeños. ¿Qué piensas? ¿Cómo será más fácil que tu hijo desee ir al orinal: jugando, cantando y pasando un momento divertido contigo o entre gritos y pullas porque «ya es mayor y debe hacerlo allí»?

Sin duda, lo mejor que puedes hacer es ponerte a la altura de tu peque, incitarlo a ir al orinal pero no como una obligación sino como algo divertido, lúdico e incluso, como un privilegio para los mayores.

Quitar el pañal
En Menudos Bebés
Cómo quitar el pañal, consejos prácticos

Pensar que quitar el pañal será tan fácil como lo fue para tu amiga

Pues no… no todos los procesos son iguales. Si tu amiga logró quitar el pañal en sólo una semana y nunca más tuvo accidentes, ¡enhorabuena para ella! Tú intenta no tener expectativas tan altas porque posiblemente no se cumplan y puedas frustrarte y lo que es peor, puedas traspasar la frustración a tu hijo.

¿Que tu hijo necesitó un mes para dejar los pañales? ¿Sigue utilizando pañal para hacer caca pero controla el pipi? Pues nada, tiempo al tiempo y que nadie te diga lo contrario…

Todo o nada

En relación con lo que hablamos anteriormente: no es malo ni terrible ni un fracaso que tu hijo comience a controlar esfínteres y tenga algún accidente de vez en cuando. ¡Es simplemente normal! Si está jugando, muy entretenido, es posible que se olvide de avisarte que debe ir al baño. No te enfades con él, es parte del proceso… ¡Hay niños que ya están en el cole y de vez en cuando sufren algún percance!

Lo mismo con respecto al control de la caca: para algunos peques es más difícil este proceso que el de la orina. Quizá sea por miedo, quizá por incomodidad ya que para hacer caca adoptan una posición diferente a la de sentado… Sea como sea, si tu peque es capaz de controlar la caca pero aún te pide pañal, tenle paciencia. En algún momento comenzará a pedirte ir al baño, no conviertas esto en un fracaso ni en una lucha de poderes.

No te rindas demasiado pronto

Como todo aprendizaje, quitar el pañal lleva su tiempo… Sé positiva, acompaña a tu hijo en este proceso sin malestares, frustraciones, ni gritos. Si crees que está preparado, sigue adelante. ¡Ya lo conseguirá!Imagen principal: el patojo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.